La entrada de hoy es atípica y supongo que
para algunos/as estará fuera de contexto, pero yo necesito expresar lo que
siento. Lamentablemente, mi perro Cookie (Mi Cookie, como solía decir yo
siempre tan posesiva) nos ha dejado y se ha ido a un mundo mejor. Esta entrada
pretende ser un homenaje a mi mejor amigo, mi pequeño perro. 
Cookie era un Yorkshire de unos 12 añitos.
Era buen perro, aunque tenía su carácter, como cualquier perro de esta raza.
Nosotros apenas lo tuvimos unos 5 años, pero hicimos todo lo posible para que
fuera el perro más feliz del mundo.

Cookie llegó a nuestras vidas por
casualidad. Tenemos una Samoyedo, Noa, y como muchos sabréis, cuando las perras
están en época de celo, con su olor atraen a los machos. Así vino Cookie a
nuestra casa. Apareció de repente un día en el jardín, hecho un rastrojo,
estaba sucio, lleno de barro y muy descuidado. Lo llevamos al veterinario y no
tenía chip. Esperamos un tiempo a ver si alguien venía a buscarlo y no fue así.
Al final decidimos quedárnoslo. Le hicimos su tarjeta identificativa,  el
pasaporte, le pusimos el chip, las vacunas… lo hicimos nuestro.
Por desgracia, el perrito antes no había
vivido bien, seguramente lo trataban mal y lo abandonaron. Con el tiempo tuvo
una serie de problemillas como la pérdida de un ojo, el ataque de un perro…
pero siempre consiguió salir adelante, era un perro muy fuerte!
Mientras escribo estas líneas no puedo
evitar que se me salten las lágrimas, fueron muchos los momentos que
compartimos juntos: siempre venía a mi lado, rascaba mi puerta por las mañanas,
venía a la cama a despertarme en verano…
También recuerdo anécdotas como por ejemplo, cuando estábamos comiendo en la mesa, Cookie se ponía al lado de mi padre porque sabía que él le daba taquitos de queso y de fuet o cuando mi madre salía al jardín a caminar un poquito el perro hacía lo mismo que ella, la seguía. 
                                                                         
Espero que allá donde esté se acuerde de
la vida tan feliz que le dimos. Nosotros lo vamos a echar mucho de menos, y nuestras otras mascotas también. 

Artículos Relacionados

8 comments

Responder

Ohh!!Lo siento mucho guapa!!
Yo también perdí a la mía hace poco y parece una tontería pero duele muchísimo!!!
Ánimo guapa!!!!
http://www.nereadondiz.blogspot.com
Un besazo preciosa*

Responder

Muchas gracias Nerea! Un beso

Responder

Hola guapa, cuánto lo siento!!! Se les quiere tanto que cuando nos dejan el vacío es tremendo! Seguro que Cookie fué muy feliz el tiempo que vivió contigo. Le diste una buena vida y le rodeaste de cariño. Puedes estar tranquila seguro que fué muy feliz.
Un besote guapa!
Lady Trends
http://myladytrends.blogspot.com.es/ NEW POST!!

Responder

Muchas gracias por tu comentario Rosa!! La verdad es que les tiene mucho cariño, son como uno más en la familia. Un beso!

Responder

uff esta entrada me llega al alma… tengo dos gatitos bastante viejetes, llevan conmigo casi 14 años y no me hago a la idea de perderlos, son mi familia y mi vida y cuando he leido tu entrada me he emocionado muchísimo. Son uno mas de la familia y cuando se van dejan un hueco muy grande. Te mando mucho ánimo, quedate con el consuelo de que le habeis dado unos años estupendos con todo el cariño y cuidados que no había tenido hasta entonces. Se fue sabiendo lo que era una familia. Un abrazo fuerte y felicitaciones por hacer lo que hicisteis, recogerlo, cuidarlo y no mirar hacia otro lado.

Responder

Gracias por tus palabras Iruneh! 🙂 Yo tengo dos gatos y un perro más, y aún así se nota la ausencia de Cookie, son parte de nuestra familia. Al final es como todo, el tiempo lo cura. Un beso!

Responder

Lo siento mucho. En noviembre Cleopatra también se marchó y seguimos echándola mucho de menos.
Mucho ánimo y llora todo lo que te apetezca porque era tu bebé.
Besicos

Responder

Gracias por tu comentario Patricia! Poco a poco nos iremos acostumbrando a su ausencia.
Besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *